Caso 1: Pólipo ótico.

Las afecciones óticas tienen una prevalencia alta en la clínica diaria, sobre el 15% en perros y el 7% en gatos. No hay predisposición sexual y es mas frecuente en perros de 5 a 8 años y en gatos de 1 a 2 años.

El oído externo es una estructura dermo-epidermica en forma de L , con folículos y glándulas apocrinas ceruminosas y sebáceas. Las alteraciones de estas estructuras anatómicas producen un desequilibrio en el microambiente que puede servir de detonante para la inflamación y posterior infección.

La otitis expresa solo un signo de inflamación, no un diagnostico.

Voy a presentaros a LINDA , una joven gata con signos clínicos de otitis de 1 mes de evolución, remitida por otro compañero y que había sido tratada anteriormente con antibióticos y antiinflamatorios sin presentar mejoría sintomatológica.

A simple vista no se aprecia eritema externo ni exudado. Realizamos una exploración otoscópica con el gato anestesiado y vemos una masa nodular en la parte final del conducto auditivo horizontal.

Los signos clínicos dependen de la localización de la masa nodular, en nuestro caso mostraba signos característicos de una otitis externa con sacudidas de cabeza, rascado de la zona y secreción ótica, aunque el tratamiento medico había mejorado la sintomatología.

Preparamos al paciente para la cirugía, mediante la técnica de Zeep, indicada en otitis crónicas y presencia de pólipos o masas tumorales.

Colocamos al gato en decúbito lateral. Realizamos 2 incisiones paralelas en la piel que sigan el canal auditivo vertical.

El estudio determino la naturaleza inflamatoria y fibrosante de la lesión, descartando el desarrollo de un proceso tumoral. Los pólipos óticos son masas formadas por tejido benigno nodular no neoplásico que se origina en la mucosa interna del oído medio, pudiendo expandirse hacia la nasofaringe o hacia el canal auditivo externo horizontal. Se suele presentar en animales jóvenes. Su etiología es desconocida, aunque parece ser una respuesta a procesos inflamatorios del oído medio. Diversos estudios han intentado poner de manifiesto la participacion de Calcivirus y Herpesvirus felinos, Micoplasma, Bordetella como agentes causantes de los pólipos aunque no se han podido aislar de los propios tejidos polipoides extraídos de los animales objeto de estudios.

Se pauto tratamiento médico durante unas semanas  y finalmente nuestra amiga LINDA fue dada de alta.