Se presenta en la clínica «LOBITA», una joven perra que desde hace 2 días, según refieren sus propietarios, tiene una masa carnosa protruyendo de la región vaginal.

Diagnosticamos una hiperplasia vaginal, alteración que suele afectar a perras jóvenes, no esterilizadas y de razas grandes durante el proestro o el estro. Se debe a una respuesta exagerada a los estrógenos que provoca edema e hipertrofia de los pliegues mucosos del suelo vaginal.

Aparece como una masa vulvar que puede acompañarse de disuria, lamido excesivo y ulceración. En función de su gravedad puede variar desde una pequeña tumefacción de los pliegues del suelo vaginal ventral craneal al meato uretral, hasta la protrusión de tejidos como en nuestro caso, donde apreciamos una masa carnosa de color rojo, predispuesta a sufrir traumatismos, desecación y automutilaciones, por lo que nos preparamos para su resolución quirúrgica.

En  el  diagnostico  diferencial  debemos  incluir las neoplasias vaginales y el   prolapso vaginal  donde se afecta toda la   circunferencia de la pared vaginal.

La hiperplasia vaginal comienza durante  el proestro y aumenta a lo largo del   estro. Tiende a reaparecerer cada estro por lo que el tratamiento de elección es    la ovariohisterectomia.

Preparamos a «LINDA» para la esterilización. Quitando los ovarios y el útero nos aseguramos la resolución definitiva del problema.

En hembras de alto valor reproductivo se puede intentar un tratamiento conservador que incluye pomadas lubricantes y antibióticas, extirpacion quirurgica del tejido vaginal expuesto previa episiotomia para exponer la base del tejido edematoso y sondaje uretral para evitar traumatismos iatrogenicos y tratamiento hormonal con acetato de megestrol o hormona liberadora de gonadotropina Si optamos por el tratamiento conservador es importante informar al propietario de que en el siguiente celo puede volvernos a ocurrir.

En nuestro caso reducimos manualmente el tejido evertido.

Para mantenerlo reducido empleamos suturas de retención sobre la cara interna del vestíbulo vaginal para estrechar la hendidura vulvar.

Finalmente pautamos tratamiento antibiótico y antiinflamatorios esteroideos durante 3 semanas.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *