Caso 5: Cálculo vesical en perro. Cistotomía.

Se presenta en la clínica “CELA” , una perra de 7 años que desde hace 2 semanas refiere alteraciones urinarias y desorden en la micción, con hematuria, estranguria. A la palpación abdominal se aprecia dolor, se realiza estudio ecográfico y radiológico y se evidencia la presencia de un cálculo radiopaco.

Un CALCULO VESICAL es una agregación de cristales en concentraciones solidas, causados por la precipitación de sales disueltas en la orina. Se localizan fundamentalmente en la vejiga de la orina y en la uretra y solo entre un 5% y un 10% en uréteres y riñón.

Los principales tipos de cálculos son:

ESTRUVITA: Inducidos por infección del tracto urinario, afecta mas a hembras que a machos, ya que es mas corriente la infección urinaria del tracto inferior en las hembras. Aparece entre los 2 y 8 años. Las razas predispuestas son el Schnauzer Miniatura, Cocker Spaniel, Bichon Frise, Shih Tzu, Yorkshire Terrier y Caniche.

OXALATO CÁLCICO: Asociado a hipercalcemia postpandrial, baja concentración de paratohormona, hiperparatiroidismo, linfoma e intoxicacion con vitamina D y etilenglicol. Mas frecuente en los machos que en las hembras, entre los 5 y 12 años y razas pequeñas.

CISTINA: Asociados a trastornos en la reabsorcion tubular renal. Afecta mas a machos, entre 1 y 8 años. Las razas predispuestas son el Teckel, Bulldog Ingles, Terranova, Basset Hound y Staffordshire Bull Terrier.

URATO: Frecuente en los Dalmatas debido a una alteración hepática que le impide transformar el ácido úrico en alantoina. También afecta al Bulldog Ingles y a los perros con shunt portosistemico por un incremento en la excreción de ácido úrico, característico del York Shire con crisis convulsiva donde se diagnostica shunt y se evidencia la presencia de cálculos.

TRATAMIENTO QUIRÚRGICO:

Preparamos al paciente de manera habitual, rasurando, lavando y desinfectando la zona. Realizamos una laparotomía media caudal .

Aislamos la vejiga de la orina del resto del abdomen con paños estériles, para evitar en caso de extravasación de orina un uroperitoneo.

Es aconsejable colocar 2 suturas de fijación en cada extremo de la incisión prevista para manipular la vejiga de forma atraumática y eliminar la orina por cistocentesis o por succión. Hacemos la incisión, generalmente en su cara ventral, intentando respetar las arterias císticas mayores.

Limpiamos el interior de la vejiga, eliminamos los cálculos y lavamos con suero atemperado bien directamente desde la incisión o mediante hidropulsión vía uretral con sonda.

Una vez realizada la limpieza de la vejiga debemos realizar el cierre de la misma, asegurando su estanqueidad con un doble patrón de sutura.

  1. Sutura de Cushing: Monofilamento absorbible continua.
  2. Sutura de Lambert discontinua para reforzar el cierre.

Finalmente aseguramos la estanqueidad de la sutura y dejamos recubierta la incisión con epiplón fijado mediante 2 o 3 puntos. Nunca dejamos sondado al animal.

Cerramos abdomen y pautamos antibiótico, analgesia y dieta calculolítica. Es importante tener en cuenta la posibilidad de recidivas en un 12-25 %.

En este caso se analizó el cálculo y resulto ser estruvita, por lo que será conveniente el control de las infecciones de orina en este animal.

Caso 4: Nódulo cutáneo.

Se presenta en la consulta “HEYDI”, una gata de 6 años, común europeo, esterilizada ,vacunada y desparasitada correctamente.

El motivo de la visita es la presencia de un nódulo en la región dorsal del cuello de consistencia firme , no doloroso.

Realizamos una palpación exhaustiva del nódulo y un PAAF (Punción Aspiración Aguja Fina). A 10 aumentos valoramos el grado de contaminación sanguínea y tratamos de diferenciar la naturaleza inflamatoria o neoplásica de la lesión. En nuestro caso no se aprecian células inflamatorias, ni neutrófilos (inflamación aguda) ni macrófagos (inflamación crónica). A 40 aumentos podemos concretar las características de la población celular predominante, encontrando células fusiformes aisladas con bordes citoplasmáticos mal definidos. Esto nos permite diagnosticar un nódulo tumoral conjuntivo o mesenquimatoso.

Su filiación concreta requerirá un posterior estudio anatomopatológico, pero la información que proporciona un PAAF nos permite elaborar un plan terapéutico basado en la escisión quirúrgica amplia del nódulo.

Preparamos el campo quirúrgico para la escisión tumoral amplia que suponga la retirada de la masa y un amplio margen de tejido normal, generalmente 2-3 cm.

Se manda la muestra al laboratorio para su estudio anatomopatológico y diagnostico definitivo.

El informe remitido habla de una proliferación neoplásica. El crecimiento tumoral es expansivo y los bordes de la pieza remitida están libres de crecimiento tumoral.

El diagnostico es: FIBROSARCOMA DERMAL.

Sus principales características son:

  • Pueden afectar a cualquier tejido pero tienen predilección por piel y tej. subcutáneo.
  • Alto potencial de recidiva local.
  • Capacidad de metástasis de baja a moderada.
  • Generalmente con escasa respuesta a la quimioterapia y radioterapia.
  • Cerramos de manera habitual y colocamos un vendaje protector.

Los sarcomas de tejidos blandos constituyen el 7% de los tumores de piel y  subcutáneo en gatos. La mayoría son solitarios y aparecen en gatos de mediana edad o mayores, en general son de crecimiento lento y las manifestaciones clínicas dependen del lugar de desarrollo y el grado de invasión.

La etiología en general es desconocida aunque se ha asociado al virus del sarcoma felino, traumatismos, inyecciones subcutáneas y vacunas, en particular de leucemia felina y rabia. La mayoría de los sarcomas asociados a vacunas son fibrosarcomas y la recomendación mas importante para la prevencion de estos tumores es no vacunar de manera indiscriminada, debiendo tener en cuenta la edad del gato y su modo de vida, evitando la vacunación de la leucemia felina en gatos confinados en casa.

El pronóstico es reservado, debiendo informar siempre al propietario la alta posibilidad de recidiva local del tumor.

Caso 3: Hiperplasia vaginal.

Se presenta en la clínica “LOBITA”, una joven perra que desde hace 2 días, según refieren sus propietarios, tiene una masa carnosa protruyendo de la región vaginal.

Diagnosticamos una hiperplasia vaginal, alteración que suele afectar a perras jóvenes, no esterilizadas y de razas grandes durante el proestro o el estro. Se debe a una respuesta exagerada a los estrógenos que provoca edema e hipertrofia de los pliegues mucosos del suelo vaginal.

Aparece como una masa vulvar que puede acompañarse de disuria, lamido excesivo y ulceración. En función de su gravedad puede variar desde una pequeña tumefacción de los pliegues del suelo vaginal ventral craneal al meato uretral, hasta la protrusión de tejidos como en nuestro caso, donde apreciamos una masa carnosa de color rojo, predispuesta a sufrir traumatismos, desecación y automutilaciones, por lo que nos preparamos para su resolución quirúrgica.

En  el  diagnostico  diferencial  debemos  incluir las neoplasias vaginales y el   prolapso vaginal  donde se afecta toda la   circunferencia de la pared vaginal.

La hiperplasia vaginal comienza durante  el proestro y aumenta a lo largo del   estro. Tiende a reaparecerer cada estro por lo que el tratamiento de elección es    la ovariohisterectomia.

Preparamos a “LINDA” para la esterilización. Quitando los ovarios y el útero nos aseguramos la resolución definitiva del problema.

En hembras de alto valor reproductivo se puede intentar un tratamiento conservador que incluye pomadas lubricantes y antibióticas, extirpacion quirurgica del tejido vaginal expuesto previa episiotomia para exponer la base del tejido edematoso y sondaje uretral para evitar traumatismos iatrogenicos y tratamiento hormonal con acetato de megestrol o hormona liberadora de gonadotropina Si optamos por el tratamiento conservador es importante informar al propietario de que en el siguiente celo puede volvernos a ocurrir.

En nuestro caso reducimos manualmente el tejido evertido.

Para mantenerlo reducido empleamos suturas de retención sobre la cara interna del vestíbulo vaginal para estrechar la hendidura vulvar.

Finalmente pautamos tratamiento antibiótico y antiinflamatorios esteroideos durante 3 semanas.

Caso 2: Síndrome braquicefálico.

Los perros braquicefalos son aquellos que tienen el cráneo y en particular  la cara y la nariz acortada. “Braqui” significa acortado. Incluimos el Bulldog ( Ingles-Frances), Pekines, Boxer, Pug Chino, Shar Pei, Lhasa Apso, Shih Tzu, King Charles Spaniel y Boston Terrier.

Las razas braquicefalicas están adquiriendo en los últimos años una gran popularidad, su cría selectiva primando unos rasgos cada vez mas exagerados esta dando lugar a múltiples problemas de salud que afectan a su calidad de vida. El acortamiento de su nariz no solo dificulta su respiración sino que altera de manera considerable su termorregulación.

Os presentamos a Rostro, un bulldog francés:

El SÍNDROME BRAQUICEFALICO comprende un grupo de anomalías congénitas y adquiridas que afectan a las vías respiratorias altas. Entre las anomalías congénitas encontramos  estenosis nasal, elongación del paladar blando, tráquea hipoplásica y tamaño de la glotis disminuido, macroglosia (lengua larga y gruesa), cornetes hiperplásicos y displásicos. Las anomalías adquiridas resultado del aumento del esfuerzo inspiratorio incluyen edema y engrosamiento del paladar blando, eversión de los sáculos laríngeos y edema de la mucosa faríngea y laríngea.

En el cráneo derecho de la fotografía correspondiente a un perro braquicefálico la entrada de aire se ve dificultada por estructuras anatómicas anómalas. En la siguiente fotografía puede apreciarse la estrechez de la tráquea de estas razas comparándolas con un perro normal.

Los SÍNTOMAS como podemos imaginar son los derivados de la dificultad respiratoria y de la imposibilidad de controlar su temperatura corporal y varían desde la disnea inspiratoria que empeora con el ejercicio pasando por tos, ronquidos, arcadas y en casos extremos colapso y muerte.

El TRATAMIENTO médico conservador consiste en la administración de broncodilatadores, antiinflamatorios esteroideos, evitar ejercicio intenso, las horas de calor y el sobrepeso. El tratamiento quirúrgico va encaminado a la corrección de la estenosis nasal, la resección del exceso del paladar blando y la eliminación de los sáculos laríngeos revertidos.

Preparamos al paciente para la cirugía correctora comenzando por el paladar blando. Su función es ocluir la nasofaringe durante la deglución y en condiciones normales su borde caudal cubre ligeramente la punta de la epiglotis. En los animales que padecen síndrome braquiocefálico el paladar blando puede estar tan alargado que se introduce en la entrada laríngea dificultando la respiración.

El objetivo de la cirugía es restablecer la relación anatómica normal del paladar blando y la epiglotis, pero ojo una resección excesiva puede provocar reflujo nasal e inducir una rinitis crónica e incluso predisponer al animal a sufrir una neumonía por aspiración, mientras que una resección escasa puede no llegar a resolver la sintomatología respiratoria.

La corrección de la estenosis nasal consiste en la resección de una porción del pliegue alar para aumentar la apertura nasal.

Se repite la operación en la otra fosa nasal buscando su apertura y la simetría estética.

Los sáculos laríngeos aparecen como pequeñas bolsas rostrales y laterales a los pliegues   vocales, sobre la pared de la laringe, cuando como consecuencia del distres respiratorio se encuentran revertidos es aconsejable su extirpación.

Damos por concluida la cirugía tomando la precaución de entubar cuando el animal este prácticamente despierto. Pautamos antibiótico y antiinflamatorios esteroideos durante una semana.

Sería importante debatir y revisar los patrones de selección en estas razas, porque no olvidemos que esta enfermedad ha sido creada por el hombre y seleccionar estos animales sin los problemas respiratorios no tendría porque alterar su natural simpatía y nobleza.

A los 15 días de la cirugía nuestro buen amigo Rostro, está contento y feliz , jugando con los demás perros con otro más del grupo.

Caso 1: Pólipo ótico.

Las afecciones óticas tienen una prevalencia alta en la clínica diaria, sobre el 15% en perros y el 7% en gatos. No hay predisposición sexual y es mas frecuente en perros de 5 a 8 años y en gatos de 1 a 2 años.

El oído externo es una estructura dermo-epidermica en forma de L , con folículos y glándulas apocrinas ceruminosas y sebáceas. Las alteraciones de estas estructuras anatómicas producen un desequilibrio en el microambiente que puede servir de detonante para la inflamación y posterior infección.

La otitis expresa solo un signo de inflamación, no un diagnostico.

Voy a presentaros a LINDA , una joven gata con signos clínicos de otitis de 1 mes de evolución, remitida por otro compañero y que había sido tratada anteriormente con antibióticos y antiinflamatorios sin presentar mejoría sintomatológica.

A simple vista no se aprecia eritema externo ni exudado. Realizamos una exploración otoscópica con el gato anestesiado y vemos una masa nodular en la parte final del conducto auditivo horizontal.

Los signos clínicos dependen de la localización de la masa nodular, en nuestro caso mostraba signos característicos de una otitis externa con sacudidas de cabeza, rascado de la zona y secreción ótica, aunque el tratamiento medico había mejorado la sintomatología.

Preparamos al paciente para la cirugía, mediante la técnica de Zeep, indicada en otitis crónicas y presencia de pólipos o masas tumorales.

Colocamos al gato en decúbito lateral. Realizamos 2 incisiones paralelas en la piel que sigan el canal auditivo vertical.

El estudio determino la naturaleza inflamatoria y fibrosante de la lesión, descartando el desarrollo de un proceso tumoral. Los pólipos óticos son masas formadas por tejido benigno nodular no neoplásico que se origina en la mucosa interna del oído medio, pudiendo expandirse hacia la nasofaringe o hacia el canal auditivo externo horizontal. Se suele presentar en animales jóvenes. Su etiología es desconocida, aunque parece ser una respuesta a procesos inflamatorios del oído medio. Diversos estudios han intentado poner de manifiesto la participacion de Calcivirus y Herpesvirus felinos, Micoplasma, Bordetella como agentes causantes de los pólipos aunque no se han podido aislar de los propios tejidos polipoides extraídos de los animales objeto de estudios.

Se pauto tratamiento médico durante unas semanas  y finalmente nuestra amiga LINDA fue dada de alta.