Expectativa de vida de los felinos con problemas renales

Dos tipos diferentes de problemas renales afectan a los gatos: insuficiencia renal aguda, que se desarrolla rápidamente; e insuficiencia renal crónica, que se desarrolla y va empeorando con el tiempo. Las enfermedades renales son la principal causa de muerte entre los gatos. A medida que los gatos envejecen, la mayoría desarrolla algún tipo de insuficiencia en sus riñones.

Es importante comprender la mecánica de los riñones y de las enfermedades renales para poder entender el tratamiento que tu veterinario prescribe. Recuerda que no hay cura para las enfermedades renales: el objetivo del tratamiento es prolongar la vida de tu gato y hacerlo sentir lo más aliviado posible. Piensa en los riñones de tu gato como en un gran sistema de filtración que filtra las toxinas que se producen naturalmente durante el metabolismo. Cuando los riñones comienzan a dejar de funcionar normalmente, dichas toxinas se empiezan a acumular en el cuerpo del felino, llevando a los síntomas que se describen debajo. A medida que la enfermedad avanza, los riñones se van endureciendo y cada vez pueden filtrar menos. Por lo general, recién cuando se pierde un tercio de la función renal que los síntomas aparecen.

Síntomas

Los síntomas de insuficiencia renal pueden ser sutiles y avanzar lentamente. Es importante, para la salud a largo plazo de tu gato, que busques atención médica para él si bebe u orina con mayor frecuencia, dado que ésta puede ser la primera señal de problemas renales. A medida que la enfermedad progresa, tu gato puede experimentar vómitos, pérdida de peso, mal aliento y deshidratación. Comenzará a estar menos activo y tal vez deje de asearse, su pelaje se puede volver opaco y probablemente estará como aletargado.

Diagnóstico

Tu veterinario realizará un examen clínico a tu gato para determinar si son necesarios análisis adicionales para detectar insuficiencia renal. Le hará un análisis de sangre para medir la cantidad de ciertos subproductos del metabolismo normal: nitrógeno de urea en sangre y creatinina. Si estos niveles superan los normales, es una señal clara de que los riñones de tu gato no están filtrando correctamente. El veterinario ordenará un análisis de orina para ver si ésta se halla más diluida de lo normal o si contiene proteínas y azúcares, ya que también son indicadores de insuficiencia renal.

Tratamiento

Al no haber cura para la insuficiencia renal, el tratamiento tiene como propósito prolongar la vida del gato y hacerlo sentir mejor. El plan de tratamiento depende de la severidad de la afección y se delinea especialmente para cada animal según las conclusiones de tu veterinario. El primer paso es incentivar a tu gato a que beba mucha agua. Así, tendrá menos oportunidad de deshidratarse y esto permitirá a los riñones filtrar mejor. El veterinario puede llegar a sugerir agregar multivitaminas y suplementos a su dieta para mejorar su sistema inmunológico y su salud general. Los fluidos subcutáneos ayudan a filtrar toxinas de la sangre y se administran como rutina en los últimos estadios de la enfermedad. Por otra parte, se indica una dieta baja en proteínas para que se produzcan menos deyecciones.

Congestión cardíaca y tos en los perros

La congestión cardíaca es una de las causas de la tos de los perros. El 60 por ciento de los perros mayores tienen fallas cardíacas. Todas las razas y géneros tienen ese mismo riesgo que es el motivo principal de muerte canina.

Edad

Los perros mayores de razas pequeñas como los poodles que sufren de tos son más proclives a padecer enfermedades cardíacas que los perros jóvenes o los de razas grandes

Síntomas

Otros síntomas de enfermedad cardíaca incluyen fatiga, respiración agitada o con esfuerzo y encías grises o azuladas. La falla cardíaca por congestión del lado derecho puede causar hinchazón del estómago y las patas, mientras que la del lado izquierdo causa más tos durante la noche o temprano en la mañana

Diagnóstico y causas

La enfermedad cardíaca se diagnostica con una radiografía, un electrocardiograma o una ecografía. Sus causas pueden ser genéticas, enfermedades, dirofilariasis, lesiones o infecciones.

Piometra Canina

La piometra canina es una de las afecciones uterinas mejor conocidas por el cirujano veterinario debido a su frecuencia de aparición en la clínica diaria.

El procedimiento quirúrgico requiere estar familiarizado con la cirugía de tejidos blandos y vísceras huecas, así como con la anatomía de la zona.

Es un proceso estacional en la mayoría de los casos, que aparece en la fase de diestro y suele tener una secuencia de signos bastante características, y dentro de ellos, la pérdida a través de la vulva, suele ser el de mayor frecuencia.

El diagnóstico puede complicarse cuando esta secreción no aparece y el estado de la colecta uterina de pus no es muy evidente.

La anamnesis, la exploración clínica y sobre todo la ecografía nos otorgan los párametros justos para indicar la cirugía.

El tratamiento es siempre quirúrgico, excepto en aquellos casos deendometritis incipiente en perras de un gran valor reproductivo, donde se puede intentar evitar la ovariohisterectomia con un lavado quirúrgico del útero, instalación de un drenaje transcervical (Bojrab) y un tratamiento antibiótico.

La experiencia nos dice que la mejor solución siempre es la extracción completa de ovarios y útero, aunque también es cierto, que la técnica conservadora (drenaje quirúrgico) no se recomienda en perras con estado de toxemia y tampoco se utiliza con frecuencia, y quizá de su aplicación al diagnóstico precoz se podrían obtener buenos resultados.

Esta expresión de deseo no es más que una invitación a modificar, siempre que se pueda,  los criterios tradicionalmente aceptados de ovariohisterectomia como terapeutica única.

La fisiopatología de este proceso involucra a un momento hormonal que se caracteriza por niveles de progesterona altos y sostenidos en el tiempo, sumado a la particulares características del útero canino y por supuesto a una infección bacteriana.

Luego, si bloqueando la hormona y diagnosticando a tiempo la infección podemos lograr su tratamiento eficaz.

Cojera en los cachorros de razas pequeñas: La enfermedad de Legg-Calvé-Perthe

No es extraño que cachorros de ciertas razas pequeñas o «toy» cojeen. En ocasiones, esta anomalía al andar se debe a la denominada enfermedad de Legg-Calvé-Perthe. La sangre de estos cachorros no llega de forma adecuada a los huesos de sus extremidades posteriores y, con el tiempo, padecen dificultades para caminar.

La circulación de la sangre en estas crías se obstaculiza antes de alcanzar la cabeza del fémur de las patas traseras, cuando los cachorros no han completado su crecimiento. Con el tiempo, sin este necesario aporte de sangre, las extremidades suelen atrofiarse y no es extraño que el perro tenga problemas para andar.

No todas las razas de perro tienen las mismas probabilidades de padecer la enfermedad de Legg-Calvé-Perthe. Los cachorros de canes de talla reducida están más expuestos a sufrir la dolencia, que apenas se desarrolla en perros grandes. Esto explica que las crías de mascotas «toy», como el Bichón Maltés o el Yorkshire Terrier, sean especialmente vulnerables a padecer esta cojera.

El hecho de que los cachorros de razas pequeñas sean los más afectados aporta pistas sobre un posible origen genético de esta enfermedad y, por lo tanto, sobre el riesgo de transmisión a la descendencia durante la cría del cachorro. La génesis de esta enfermedad no está clara, sin embargo, entre los profesionales de la medicina veterinaria. «El origen exacto de la enfermedad no se conoce»

«Se detecta una cojera que empeora con el tiempo, en meses, incluso el animal puede llegar a no apoyar la extremidad», señalan desde la AMVAC. «Y también puede aparecer dolor en la cadera y atrofia muscular en la zona». Ante cualquier síntoma o sospecha es más que recomendable realizar una pronta visita al veterinario

Inmovilizar al cachorro de perro afectado por la enfermedad de Legg-Calvé-Perthe es una de las formas de tratar la dolencia. En ocasiones, a través del reposo forzado de nuestra mascota, se puede lograr que recupere, al menos en parte, el movimiento de las extremidades traseras. En otras ocasiones, sin embargo, es preciso recurrir a una intervención quirúrgica.

Filariosis Canina o Gusano del Corazón, síntomas y tratamiento

La Filariosis Canina o Enfermedad del Gusano del Corazón es un serio proceso parasitario transmitido por mosquitos y producido por un verme redondo grande que vive en el lado derecho del corazón y vasos sanguíneos pulmonares. Sobrevive de nutrientes que roba desde la circulación sanguínea del perro. ElGusano del Corazón puede crecer hasta una longitud de 15-30 centímetros y en una infección extrema, se pueden encontrar más de cien vermes en un solo perro.

La acumulación de gusanos adultos en el corazón puede obstruir el flujo de sangre y causar daños al corazón, pulmones e hígado. Puede producirse un edema pulmonar que dificulte la respiración del perro. En algunos casos, el daño a órganos internos puede ser tan extenso que puede causar la muerte del animal.

Desgraciadamente, la Enfermedad de Gusano del Corazón infringe muchos de sus daños antes de que aparezcan síntomas visibles. Cuando los síntomas llegan a ser evidentes, la enfermedad suele estar ya muy avanzada y el daño a los órganos internos puede ser irreversible. Un perro con un estado avanzado de laEnfermedad del Gusano del Corazón puede desarrollar uno o más de los siguientes síntomas:

  • Tos blanda crónica.
  • Respiración acelerada.
  • Se cansa fácilmente.
  • Colapso por insuficiencia cardiaca durante el ejercicio.
  • Apatía general.

¿Cómo puede usted averiguar si su perro tiene Filariosis?

Se le puede realizar un simple análisis de sangre para determinar si su perro está infectado. Este procedimiento es indoloro y los resultados están disponibles normalmente dentro de las 48 horas. Los meses ideales para realizarlo son abril y mayo. Si su perro no está infectado, debería comenzarse inmediatamente un programa preventivo.

¿Cómo puede prevenirse la Enfermedad del Gusano del Corazón?

La Enfermedad del Gusano del Corazón puede evitarse sometiendo a su perro a un programa preventivo.Una simple tableta masticable mensual  o una vacuna de forma anual, puede eliminar cualquier larva del Gusano del Corazón transmitida por mosquitos. Así, el ciclo de vida del Gusano del Corazón, queda destruido. No debe comenzarse ningún programa preventivo antes de que su veterinario determine la ausencia de la enfermedad.

La obesidad en los perros y gatos

Del mismo modo que en las personas, cuando el animal consume más calorías de las que su organismo utiliza, el exceso de tejido adiposo (grasa) se acumula en el cuerpo y progresivamente, llega a provocar lo que se conoce como obesidad.

La mayoría de casos de animales domésticos con exceso de peso son un reflejo directo del gran problema de la obesidad en la sociedad actual. La gran diferencia entre el sobrepeso de las mascotas y el de sus dueños es que los animales no tienen la facultad de controlar su peso, ya que dependen única y exclusivamente de lo que les sirva su dueño.

Como ya hemos apuntado, la obesidad, generalmente, está causada por una abundante ingestión de calorías frente a un bajo consumo energético. Esta sobrealimentación, ligada a la falta de ejercicio, es una de las causas más frecuentes de la obesidad pero no la principal. Nuestra mascota puede ser obesa porque sufre de hipotiroides (un 25% de perros obesos la padecen), ha sido castrada, tiene problemas de estrés, está afectada por el síndrome de Cushing o tiene lesiones en el hipotálamo.

Dejando de lado estas últimas excepciones, los principales factores que influyen en la obesidad canina y felina son:

La genética: Algunas razas de perros y de gatos son más propensas que otras a engordar con facilidad.

Perros: Mestizos, Labrador Retriever, Collie, Basset Hound, Rottweiler, Golden     Retriever,Bullmastiff, Carlino, Pekinés, Beagle, Perro Pastor de las Shetland, Cairn Terrier, Caniche yTeckel.

 Gatos: Mestizos, Maine Coon, Bosque de Noruega, Neva Masquerade y Cornish Rex.

  • El propietario y su estilo de vida: Como bien se dice, las mascotas son el claro reflejo de sus dueños. Si un perro o gato tiene un dueño sedentario y que se alimenta de cualquier manera, lo más probable es que el animal no haga ejercicio y su dieta no sea del todo equilibrada. Tampoco es lo mismo que el animal viva con una pareja joven y dinámica que sale a menudo a hacer excursiones que con una mujer mayor que sólo sale de casa en contadas ocasiones. Generalmente, un animal que vive en un piso tiende a ser más sedentario que uno que disfruta de un jardín.
  • La edad: Hasta el año de edad, más o menos, el cachorro no alcanza su tamaño definitivo. A medida que el animal envejece disminuye la actividad y en consecuencia las necesidades energéticas. Si sigue consumiendo las mismas cantidades que cuando era joven pero se mueve menos, es lógico que acabe engordando.

Prevenir y solucionar la obesidad

Lo primero que debemos hacer si creemos que nuestro perro o gato padece sobrepeso es consultarlo con nuestro veterinario. El especialista debe evaluar y analizar el estado de salud de nuestra mascota y a partir de aquí, si lo cree necesario, personalizar un programa de reducción de peso. Cada perro o gato es diferente y por lo tanto, tiene necesidades diferentes. Si nuestra mascota ha sido diagnosticada como obesa es importante seguir estos consejos:

  • La pérdida de peso debe ser siempre progresiva y gradual, hay que tener paciencia y establecer objetivos realistas.
  • Debemos contar todo lo que el animal come durante el día. Si tenemos otros animales en casa, no los debemos alimentar todos al mismo tiempo a no ser que estén vigilados, ya que el animal en proceso de adelgazamiento podría comerse la ración de los demás.4
  • Fraccionar la ración a lo largo del día.
  • Hacer que beba tanta agua como sea posible.
  • Debemos comprobar regularmente los progresos obtenidos con ayuda de una balanza.
  • Una vez nuestra mascota se encuentre en forma, es importante mantener un régimen de conservación para evitar la recaída.
  • Aunque las maneras de prevenir y solucionar la obesidad parecen bastante obvias, es muy importante llevarlas a cabo. Aunque nuestro perro o gato no seaobeso, es fundamental que los dueños estemos concienciados y sigamos unas pautas racionales y saludables para nuestros compañeros gocen de buena salud. Es recomendable:
  • Seguir un control del peso del animal.
  • No darle nunca las sobras de nuestra comida, la suya ya tiene los suficientes nutrientes que necesita.
  • Que haga ejercicio con regularidad. En el perro, un paseo por la mañana y otro por la noche pueden ayudar bastante. En el gato, jugar unos minutos cada día pueden mantenerlo en forma.
  • Suprimir todas las golosinas ricas en azúcares, en almidón o en grasas.

Dermatitis atópica en perros

Las lesiones primarias son prurito en áreas incluso sin lesiones aparentes, máculas eritematosas y eritema difuso. Una excepción a esto es el Bulldog Ingles que presenta eritema, edema y otras lesiones de piel secundarias, pero con poco o nada de prurito. Los síntomas pueden o no  ser estacionales, dependiendo del alérgeno responsable. La distribución del prurito usualmente involucra patas, flancos, abdomen, ingle, axilas, cara y orejas. Cuando se afectan las orejas, la otitis externa es una complicación bastante común, también puede existir un compromiso general en el 40% de los perros con DA.  Las lesiones de piel en los perros atópicos están más asociadas a las de autotrauma, pioderma bacteriano secundario, dermatitis por Malassezia y seborrea secundaria. El trauma autoinducido, la inflamación crónica y las piodermas secundarias pueden resultar en una alopecia completa o parcial, tinción salival, pápulas, pústulas, comedones, hiperpigmentación, y liqueinificación. En general, la liqueinificación, costras y placas grasas están asociadas a la dermatitis piodermica por Malassezia.

La educación del propietario es la clave para un tratamiento efectivo de larga duración en un perro atópico. Los siguientes son puntos clave que deben ser discutidos entre el médico tratante y el cliente:

  1. 1.La DA no se cura, se trata para mantenerla en remisión, es una patología que dura toda la vida pero que se puede controlar.
  2. Existen factores agravantes que la pueden desencadenar:
  • A. Exposición a alérgenos
  • B. Estrés
  • C. Aburrimiento
  • D. Cambios de temperatura o humedad
  • E. Heridas en la piel
  • F. Enfermedades concurrentes empeoran el cuadro y necesitan terapias adicionales
  • i. Infestación con pulgas
  • ii. Hipersensibilidad alimentaria
  • iii. Pioderma bacteriano
  • iv. Malassezia (dermatitis u otitis)
  • v. Otitis externa secundaria
  • vi. Dermatitis de los pliegues
  • vii. Pododermatitis
  • viii. Retención urinaria e irritación de piel
  • ix. Enfermedad de sacos anales
  • x. Diferentes aspectos de la enfermedad y sus complicaciones pueden causar la insatisfacción del dueño de la mascota, lo cual debe identificarse ya que puede causar problemas con el tratamiento.
  • xi.Los propietarios deben estar de acuerdo y ser capaces de dar el tratamiento completo, este punto tiene grandes repercusiones en el curso del caso.

Lo ideal es que dentro del tratamiento el dueño trate de evitar en lo posible el contacto del perro atópico con alérgenos.

Otitis infeciosa

Otitis provocadas por microorganismos

  1. Parásitos: Otodectes cynotis es un ácaro psoróptico que vive de manera habitual en perros y gatos. Es habitual en el campo y en los criaderos.
  2. Hongos: Malassezia
  3. Otitis provocadas por procesos injuriantes
  4. Cuerpo extraños y traumatismos: espigas, trozos de madera, semillas, restos de pomadas, jabones, tras una pelea.
  5. Procesos dérmicos que se extienden hasta el conducto auditivo.
  6. Alergias.
  7. Trastornos de la queratinización.

Podemos sospechar de una otitis si:

  1. El animal se rasca la oreja u orejas más de lo habitual.
  2. No para de frotarse contra las alfombras.
  3. Se sacude constantemente en un inútil esfuerzo de sacar de su oído un cuerpo extraño.
  4. Cuando se le acaricia en las orejas y se queja.
  5. Secreción anormal en aspecto y en olor.
  6. Cuando al sacudirse elimina abundante secreción.
  7. Los oídos le huelen mal.

Prevención

Se puede intentar prevenir otitis realizando una limpieza periódica de los oídos. Se levanta la oreja para intentar suavizar la acodadura del conducto, después se instilan unas gotas de solución higienizante y se realiza un masaje en la base de la oreja. Se suelta el pabellón y se deja al animal que se sacuda (es recomendable ponerse ropa de entrecasa, pues las soluciones para oídos suelen llevar aceite, y al sacudirse los animales suelen manchar). Cuando ha terminado de sacudirse limpiar únicamente los pliegues del pabellón auricular. La limpieza más en profundidad debe dejarse para que la realice el veterinario.

El Prurito

El prurito (picor) no siempre es síntoma de una mala higiene o de una falta de cuidados. Un animal puede tener prurito en las patas o en la región de la ingle y sólo rascarse de vez en cuando. La situación se agrava cuando el prurito aumenta su frecuencia y aparecen en la piel y el pelaje lesiones diversas.

El prurito es una sensación cutánea desagradable que provoca en el perro o gato el deseo incontrolable de rascarse, lamerse, morderse o frotarse la zona afectada.

Las posibles causas del prurito son:

  • Parásitos: La causa más frecuente de prurito es la de origen parasitario y la mayoría de insectos y acáridos también pueden provocarlo. Aunque como hemos apuntado antes, un animal puede tener pulgas u otros parásitos sin que esto suponga un problema.
  • Alergias: Generalmente son reacciones de hipersensibilidad frente a parásitos, alérgenos ambientales o a componentes de la dieta.
  • Bacterias: Si el animal padece una infección bacteriana en la piel bastante superficial, se pueden dar casos de prurito.
  • Irritaciones físicas y químicas: Muchos productos químicos, como pueden ser jabones y productos de limpieza, son corrosivos para nuestras mascotas. Algunos collares antiparásitos, ya sean de metal, cuero o plástico, también pueden provocar que nuestro compañero se rasque. En el jardín, el césped tratado y algunas plantas tóxicas también pueden provocar prurito.

Tratamiento para el prurito

Para tratar el prurito es importante encontrar la causa principal, no sirve de nada evitar que el animal se rasque, se lama o se frote si no sabemos por qué lo hace.

Lo que debemos hacer ante cualquier sospecha es consultar de inmediato con nuestro veterinario. Según el caso, el prurito se puede tratar con antiparasitarios, antisépticos o antibióticos.

La vacuna de LEISHMANIOSIS

¿CÓMO SE APLICA?

Se aplica a perros:

  • Mayores de 6 meses
  • Desparasitados interna y externamente unos días antes de la vacunación.
  • Con un ANÁLISIS PREVIO y reciente de Leishmaniosis NEGATIVO.
  • Al menos separada 2 semanas de cualquier otra vacuna, incluida la sensibilización con vacunas de alergia.
  • Para la primera vez que se vacunan, se aplican 3 dosis vacunales, separadas 21 días, independientemente de la edad del perro (siempre mayor de 6 meses).

La revacunación consiste en UNA DOSIS vacunal cada 12 meses. Si transcurren más de 15 meses entre las revacunaciones el laboratorio recomienda REPETIR TODA LA PRIMOVACUNACION.

¿QUÉ OCURRE SI EN LOS ANÁLISIS PREVIOS EL PERRO ES POSITIVO A LEISHMANOSIS?

NO SE PUEDE VACUNAR.

¿TIENE EFECTOS SECUNDARIOS LA VACUNA?

Es raro, pero como todas las vacunas pueden aparecer: dolor o inflamación en el punto de inyección que desaparece de forma espontaneo en el plazo 2-5 dias

¿CÓMO ACTUA LA VACUNA DE LEISHMANIA?

Sabiendo un poco lo «técnico», os podemos explicar que la VACUNA DE LEISHMANIOSIS ESTIMULA EL SISTEMA INMUNE para que REACCIONE POR LA VIA CELULAR (TH1), de modo que generará una RESPUESTA MÁS EFECTIVA ANTE LA INFECCION y controlará así a la enfermedad. 

¿QUÉ GRADO DE PROTECCION OFRECE A LOS PERROS VACUNADOS?

Según los estudios, la vacuna ofrece una TASA DE PROTECCION del 92,7%, es decir, que en estudios hechos en perros que vivían en las zonas más endémicas (en las que más del 23% de perros enferman de Leishmaniosis) y en situación extrema (en el campo, sin pipetas ni collares repelentes de mosquitos), se ha visto que EL 92,7% DE LOS PERROS VACUNADOS NO DESARROLLABAN LA ENFERMEDAD.

La vacuna de Leihsmaniosis reduce HASTA 4 VECES la posibilidad de enfermar de por Leishmania infantum.