Expectativa de vida de los felinos con problemas renales

Dos tipos diferentes de problemas renales afectan a los gatos: insuficiencia renal aguda, que se desarrolla rápidamente; e insuficiencia renal crónica, que se desarrolla y va empeorando con el tiempo. Las enfermedades renales son la principal causa de muerte entre los gatos. A medida que los gatos envejecen, la mayoría desarrolla algún tipo de insuficiencia en sus riñones.

Es importante comprender la mecánica de los riñones y de las enfermedades renales para poder entender el tratamiento que tu veterinario prescribe. Recuerda que no hay cura para las enfermedades renales: el objetivo del tratamiento es prolongar la vida de tu gato y hacerlo sentir lo más aliviado posible. Piensa en los riñones de tu gato como en un gran sistema de filtración que filtra las toxinas que se producen naturalmente durante el metabolismo. Cuando los riñones comienzan a dejar de funcionar normalmente, dichas toxinas se empiezan a acumular en el cuerpo del felino, llevando a los síntomas que se describen debajo. A medida que la enfermedad avanza, los riñones se van endureciendo y cada vez pueden filtrar menos. Por lo general, recién cuando se pierde un tercio de la función renal que los síntomas aparecen.

Síntomas

Los síntomas de insuficiencia renal pueden ser sutiles y avanzar lentamente. Es importante, para la salud a largo plazo de tu gato, que busques atención médica para él si bebe u orina con mayor frecuencia, dado que ésta puede ser la primera señal de problemas renales. A medida que la enfermedad progresa, tu gato puede experimentar vómitos, pérdida de peso, mal aliento y deshidratación. Comenzará a estar menos activo y tal vez deje de asearse, su pelaje se puede volver opaco y probablemente estará como aletargado.

Diagnóstico

Tu veterinario realizará un examen clínico a tu gato para determinar si son necesarios análisis adicionales para detectar insuficiencia renal. Le hará un análisis de sangre para medir la cantidad de ciertos subproductos del metabolismo normal: nitrógeno de urea en sangre y creatinina. Si estos niveles superan los normales, es una señal clara de que los riñones de tu gato no están filtrando correctamente. El veterinario ordenará un análisis de orina para ver si ésta se halla más diluida de lo normal o si contiene proteínas y azúcares, ya que también son indicadores de insuficiencia renal.

Tratamiento

Al no haber cura para la insuficiencia renal, el tratamiento tiene como propósito prolongar la vida del gato y hacerlo sentir mejor. El plan de tratamiento depende de la severidad de la afección y se delinea especialmente para cada animal según las conclusiones de tu veterinario. El primer paso es incentivar a tu gato a que beba mucha agua. Así, tendrá menos oportunidad de deshidratarse y esto permitirá a los riñones filtrar mejor. El veterinario puede llegar a sugerir agregar multivitaminas y suplementos a su dieta para mejorar su sistema inmunológico y su salud general. Los fluidos subcutáneos ayudan a filtrar toxinas de la sangre y se administran como rutina en los últimos estadios de la enfermedad. Por otra parte, se indica una dieta baja en proteínas para que se produzcan menos deyecciones.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *