La obesidad en los perros y gatos

Del mismo modo que en las personas, cuando el animal consume más calorías de las que su organismo utiliza, el exceso de tejido adiposo (grasa) se acumula en el cuerpo y progresivamente, llega a provocar lo que se conoce como obesidad.

La mayoría de casos de animales domésticos con exceso de peso son un reflejo directo del gran problema de la obesidad en la sociedad actual. La gran diferencia entre el sobrepeso de las mascotas y el de sus dueños es que los animales no tienen la facultad de controlar su peso, ya que dependen única y exclusivamente de lo que les sirva su dueño.

Como ya hemos apuntado, la obesidad, generalmente, está causada por una abundante ingestión de calorías frente a un bajo consumo energético. Esta sobrealimentación, ligada a la falta de ejercicio, es una de las causas más frecuentes de la obesidad pero no la principal. Nuestra mascota puede ser obesa porque sufre de hipotiroides (un 25% de perros obesos la padecen), ha sido castrada, tiene problemas de estrés, está afectada por el síndrome de Cushing o tiene lesiones en el hipotálamo.

Dejando de lado estas últimas excepciones, los principales factores que influyen en la obesidad canina y felina son:

La genética: Algunas razas de perros y de gatos son más propensas que otras a engordar con facilidad.

Perros: Mestizos, Labrador Retriever, Collie, Basset Hound, Rottweiler, Golden     Retriever,Bullmastiff, Carlino, Pekinés, Beagle, Perro Pastor de las Shetland, Cairn Terrier, Caniche yTeckel.

 Gatos: Mestizos, Maine Coon, Bosque de Noruega, Neva Masquerade y Cornish Rex.

  • El propietario y su estilo de vida: Como bien se dice, las mascotas son el claro reflejo de sus dueños. Si un perro o gato tiene un dueño sedentario y que se alimenta de cualquier manera, lo más probable es que el animal no haga ejercicio y su dieta no sea del todo equilibrada. Tampoco es lo mismo que el animal viva con una pareja joven y dinámica que sale a menudo a hacer excursiones que con una mujer mayor que sólo sale de casa en contadas ocasiones. Generalmente, un animal que vive en un piso tiende a ser más sedentario que uno que disfruta de un jardín.
  • La edad: Hasta el año de edad, más o menos, el cachorro no alcanza su tamaño definitivo. A medida que el animal envejece disminuye la actividad y en consecuencia las necesidades energéticas. Si sigue consumiendo las mismas cantidades que cuando era joven pero se mueve menos, es lógico que acabe engordando.

Prevenir y solucionar la obesidad

Lo primero que debemos hacer si creemos que nuestro perro o gato padece sobrepeso es consultarlo con nuestro veterinario. El especialista debe evaluar y analizar el estado de salud de nuestra mascota y a partir de aquí, si lo cree necesario, personalizar un programa de reducción de peso. Cada perro o gato es diferente y por lo tanto, tiene necesidades diferentes. Si nuestra mascota ha sido diagnosticada como obesa es importante seguir estos consejos:

  • La pérdida de peso debe ser siempre progresiva y gradual, hay que tener paciencia y establecer objetivos realistas.
  • Debemos contar todo lo que el animal come durante el día. Si tenemos otros animales en casa, no los debemos alimentar todos al mismo tiempo a no ser que estén vigilados, ya que el animal en proceso de adelgazamiento podría comerse la ración de los demás.4
  • Fraccionar la ración a lo largo del día.
  • Hacer que beba tanta agua como sea posible.
  • Debemos comprobar regularmente los progresos obtenidos con ayuda de una balanza.
  • Una vez nuestra mascota se encuentre en forma, es importante mantener un régimen de conservación para evitar la recaída.
  • Aunque las maneras de prevenir y solucionar la obesidad parecen bastante obvias, es muy importante llevarlas a cabo. Aunque nuestro perro o gato no seaobeso, es fundamental que los dueños estemos concienciados y sigamos unas pautas racionales y saludables para nuestros compañeros gocen de buena salud. Es recomendable:
  • Seguir un control del peso del animal.
  • No darle nunca las sobras de nuestra comida, la suya ya tiene los suficientes nutrientes que necesita.
  • Que haga ejercicio con regularidad. En el perro, un paseo por la mañana y otro por la noche pueden ayudar bastante. En el gato, jugar unos minutos cada día pueden mantenerlo en forma.
  • Suprimir todas las golosinas ricas en azúcares, en almidón o en grasas.
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *