Otitis infeciosa

Otitis provocadas por microorganismos

  1. Parásitos: Otodectes cynotis es un ácaro psoróptico que vive de manera habitual en perros y gatos. Es habitual en el campo y en los criaderos.
  2. Hongos: Malassezia
  3. Otitis provocadas por procesos injuriantes
  4. Cuerpo extraños y traumatismos: espigas, trozos de madera, semillas, restos de pomadas, jabones, tras una pelea.
  5. Procesos dérmicos que se extienden hasta el conducto auditivo.
  6. Alergias.
  7. Trastornos de la queratinización.

Podemos sospechar de una otitis si:

  1. El animal se rasca la oreja u orejas más de lo habitual.
  2. No para de frotarse contra las alfombras.
  3. Se sacude constantemente en un inútil esfuerzo de sacar de su oído un cuerpo extraño.
  4. Cuando se le acaricia en las orejas y se queja.
  5. Secreción anormal en aspecto y en olor.
  6. Cuando al sacudirse elimina abundante secreción.
  7. Los oídos le huelen mal.

Prevención

Se puede intentar prevenir otitis realizando una limpieza periódica de los oídos. Se levanta la oreja para intentar suavizar la acodadura del conducto, después se instilan unas gotas de solución higienizante y se realiza un masaje en la base de la oreja. Se suelta el pabellón y se deja al animal que se sacuda (es recomendable ponerse ropa de entrecasa, pues las soluciones para oídos suelen llevar aceite, y al sacudirse los animales suelen manchar). Cuando ha terminado de sacudirse limpiar únicamente los pliegues del pabellón auricular. La limpieza más en profundidad debe dejarse para que la realice el veterinario.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *